El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

9 de Julio 679 - Rosario (2000) - Tel: (0341) 4706632 - (0341) 426-4472 info@reikidoargentina.com.ar
Historia del Reiki

El Sistema de Reiki del Dr. Usui es un Sistema de Sanación Natural.

Reiki se le llama también a la técnica que utiliza la energía Reiki y fue redescubierto por el Dr. Mikao Usui, un monje cristiano de origen japonés, en los comienzos del año 1900, después de un largo tiempo de investigación y experimentación.

Imagen 779 

Transcripción de un antiguo Kanji Japonés.
En Japonés significa REIKI
Con el tiempo el Reiki esta destinado a ser el método mas sencillo y eficaz de armonización

Gran Maestro de Reiki, Mikao Usui

Japón 1865-1926

Es una antigua técnica milenaria que permaneció oculta por mucho tiempo en los Monasterios del Tíbet, sólo en poder de los Lamas y los mas altos iniciados del Budismo, que nos permite canalizar la Energía Universal a través de las manos, para uno mismo, para otros, así como animales y plantas.

Por ser una disciplina de muy fácil aplicación, donde no se necesita tener conocimientos previos del tema, el Reiki está abierto a personas de todas las edades y en la actualidad en el mundo entero lo practican desde amas de casa, trabajadores, profesionales, especialistas de la salud, así como todo tipo de personas de los más variados ámbitos de la expresión humana.

Armoniza, equilibra y purifica el organismo en nuestros cuerpos físico, emocional, mental y espiritual, conectándonos con la fuerza del amor, la paz, la abundancia, transformando nuestra vida en una experiencia enriquecedora, activando nuestro sistema inmunológico por el contacto con la Energía Vital Universal, que nos provee la vida y nos da la oportunidad de ser mejores personas y evolucionar en armonía con el Universo.

La Historia del Reiki contada por Takata

El Sistema Usui de Reiki lleva el nombre de su descubridor, el Dr. Mikao Usui, según la tradición oral se sabe que se desempeño en Kyoto (Japón) a fines de 1800, como educador. Él desarrollo una profunda investigación sobre la “sanación” que realizaran los grandes maestros espirituales de la humanidad, como ser Buda y Jesús. Se dice que realizó viajes por distintos lugares como India, China y Tíbet, donde estudió, investigó y meditó, logrando luego de una revelación que obtuviera en el Monte Kurama, en Kyoto, Japón, tras 21 días de ayuno y meditación, crear el método de Reiki.

Usui elaboró además unas Reglas de Vida, llamadas Los Cinco Principios de Reiki, que son:

ü Sólo por hoy no te enojes
ü Sólo por hoy no te preocupes
ü Honra a tus padres, maestros y ancianos
ü Sólo por hoy gánate la vida honestamente
ü Sólo por hoy demuestra gratitud

El estuvo el resto de su vida aplicando y enseñando este método. El trabajo de Usui lo continuó en Tokyo, el Dr. Chujiro Hayashi, que a su vez mas adelante atiende a una paciente gravemente enferma que venia de Hawai, esta jovencita era Hawayo Takata, que se recuperó de su grave enfermedad y fue su primera alumna de occidente que conocemos. Ella practicó, difundió y enseñó el Reiki, en todo Estados Unidos Canadá desde 1937, hasta su fallecimiento en 1980.

Takata tras casi 40 años ininterrumpidos de enseñanza y practica, enseño Reiki a miles de personas, a su vez ella enseño la Maestría a 22 Maestros y Maestras de Reiki, que fueron su Linaje descendiente, entre ellas su nieta, Phyllis Furumoto, que hasta el día de hoy continua con su trabajo y es la sucesora, que ha sido denominada por la Comunidad de Maestros como la “Gran Maestra”, gracias a todos ellos y ellas, hoy millones de personas practican Reiki en todo el mundo.

Historia del Reiki Tradicional

Mikao Usui dirigía una escuela cristiana en Kyoto, Japón, a fines del siglo pasado. Un día sus alumnos le preguntaron: "En la Biblia está escrito que Jesús curada los enfermos. ¿Usted acepta eso al pie de la letra? Usted ¿ha visto alguien capaz de hacer lo mismo, como Jesús predicó?

Usui respondió que lo aceptaba, pero que nunca lo había visto. Los estudiantes entonces le dijeron que ese tipo de fe ciega tal vez fuese suficiente para un hombre vivido y con experiencia, pero que para ellos que recién comenzaban sus vidas llenos de indagaciones, era importante presenciar una cura con sus propios ojos.

Al día siguiente, Usui renunció a su cargo en la escuela y partió hacia los Estados Unidos, a la Universidad de Chicago, con el objetivo de profundizar sus conocimientos sobre la Biblia. Tal hecho no le trajo respuestas a sus preguntas.

Resolvió, entonces, orientar sus búsquedas hacia las escrituras budistas, pues se sabía que Buda también realizaba curas. Volvió a Japón, e instalado en un monasterio Zen, estudió los Sutras en japonés y en chino, y como nada encontraba, aprendió sánscrito para poder investigar las escrituras en el idioma que habían sido escritas originalmente. Es ahí cuando descubre en los sutras, referencias a los métodos y símbolos utilizados por Buda en la realización de las curas.

A pesar de haber encontrado lo que buscaba, sabía que todavía le faltaban piezas importantes para que él mismo también pudiera curar.

Decide ayunar y meditar por 21 días en una montaña considerada sagrada, cerca de Kyoto. Juntó 21 pequeñas piedras y a cada día que pasaba tiraba una de ellas.

Al 21º día, antes del amanecer, una luz muy brillante vino de lejos y se fue aproximando hasta llegar a la mitad de su frente, Usui se cae y aparecen burbujas de luz, conteniendo los símbolos descubiertos en los Sutras, pasan delante de él, y así Usui fue recibiendo las instrucciones de cómo utilizar cada uno de ellos.

Allí vivió lo que se han llamado los Cinco Milagros del Reiki: volviendo del trance, no se sentía más agotado o hambriento como en los últimos días del ayuno. Había encontrado lo que buscaba.

Desde la montaña hasta el monasterio tuvo varias chances de experimentar a lo que llamó Reiki. Cuidó una herida del dedo gordo de su propio pie, hecha al tropezar en la bajada de la montaña, alivió un fuerte dolor de muela a una niña que le servía su primera comida después del ayuno; y finalmente, trató al monje director del monasterio de un gran dolor causado por la artritis.

Usui decide irse a vivir con los mendigos, con la esperanza de ayudarlos a reintegrarse al trabajo y a la comunidad.

Siete años más tarde se da cuenta que su intento había sido en vano, ya que los mendigos, aunque más fortalecidos, preferían volver a la mendicidad en vez de trabajar. Ese es el momento en que el Dr. Usui crea los llamados 5 Principios Espirituales del Reiki, o comúnmente denominados “Los Cinco Principios de Reiki” y empieza a viajar enseñando y tratando con Reiki.

Uno de los alumnos más dedicados, Chujiro Hayashi, se envuelve profundamente con las prácticas de Reiki, y es él que, en la transición de Mikao Usui, asume la responsabilidad de mantener intacta la esencia de las enseñanzas. Se torna Gran Maestro de Reiki y abre una clínica en Tokio, donde se aplicaba y se enseñaba Reiki.

Un día de 1935, una joven que venía de Hawai, fue llevada a la clínica por un empleado de un hospital. Esa mujer, Hawayo Takata, había ido a Japón para operarse, pero al oír una especie de llamado interior, desiste de su cirugía y es llevada a la clínica de Hayashi, donde después de recibir tratamiento intensivo, se ve libre de su enfermedad. Encantada, Takata es iniciada en Reiki, trabaja en la clínica por un año y vuelve a Hawai, donde continúa intensamente su trabajo.

En 1938 es iniciada como maestra de Reiki por el mismo Hayashi, en la ocasión de su visita a Hawai. Algún tiempo después que Hayashi volviera a su país, Takata sueña con él e intuye volver a Japón.

Al llegar, lo encuentra efectivamente muy preocupado con la situación de la guerra que se aproximaba; sabía de la participación de Japón, y de los riesgos que el Reiki podía correr.

Le transmitió todos sus conocimientos a Takata, y la hizo Gran Maestra de Reiki. Poco tiempo después fue su transición.

Y fue Hawayo Takata que al volver a Hawai, difundió el Reiki por el mundo occidental, iniciando mucha gente especialmente en Estados Unidos y Canadá, durante 40 años de mucho trabajo.

Solamente a fines de la década del 70, Takata inició a 22 maestros que mantuvieron y diseminaron el Reiki por el mundo.

En 1980, llega la vez en que Takata hiciera su transición.

Phyllis Furumoto, su nieta, cumple hoy la función de Gran Maestra de Reiki.